Archive for the ‘Ciencia y tecnología’ Category

Día 13 del MPA: ¿Se puede entender el sistema?

Tuesday, September 18th, 2012

Hace unos días, conocí a un compañero recién entrado en el MBA del MIT. Me comentó que también estaba interesado en hacer el Master en Administración Pública de Harvard a través de la titulación conjunta que estoy cursando. A raíz de aquello, iniciamos una interesante conversación sobre el proceso que nos había llevado a tomar la decisión de formarnos en estas universidades.

En un momento dado, hablando acerca de la crisis financiera, me preguntó mi opinión sobre la complejidad del sistema. Concretamente, dudaba si el entramado de agentes, herramientas y productos era tan complejo que se hacía imposible entenderlo en su conjunto, o si por el contrario era factible dominarlo.

Interesante pregunta. Plantea una serie de dilemas morales. Por ejemplo, si fuese imposible entender el sistema, deberíamos considerar que el comienzo de la crisis financiera fue un acontecimiento imprevisible. Por lo tanto, los responsables de bancos, gobiernos y demás agentes implicados deberían quedar libres de toda culpa.

Mi respuesta fue que es posible entender el sistema, pero que lamentablemente se requiere un enorme esfuerzo. Aproveché para comentarle lo que nos dijo Bob Merton, premio Nobel de economía, durante la charla que dio el año pasado a los alumnos del MBA que cursamos la especialización en finanzas.

Merton nos explicó cómo se propaga el riesgo asociado a los préstamos cuando aumentan las probabilidades de incumplimiento de los pagos, así como las desastrosas consecuencias que esto puede tener. Cuando terminó la charla, la cual contaba con un enorme contenido técnico, nos confesó que la gran mayoría de los agentes implicados en la toma de decisiones del sector financiero carecen de los conocimientos necesarios para identificar y detener el fenómeno a tiempo.

“No tenéis excusa”, nos dijo Merton. La charla tenía como objetivo que comprendiésemos el funcionamiento del sistema, o al menos una parte del mismo, y actuásemos en consecuencia cuando advirtiésemos prácticas negligentes. Alguno de los estudiantes que había en aquella sala estará algún día en el consejo de administración de una entidad financiera, o en el Ministerio de Economía de algún gobierno, y tendrá el deber de hablar recordando las palabras de Merton. Aunque eso pueda costarle el puesto de trabajo.

Claro que el sistema es comprensible y claro que existen responsables de lo que ha ocurrido. Pero su pecado no fue la avaricia. Cuenta el controvertido profesor Jesús Huerta de Soto que un banquero, tras leer uno de sus libros, compartió con él la preocupación que le había causado la lectura. Había pasado de pensar que hacía el bien, manteniendo un bajo coeficiente de caja que le permitiese conceder una mayor cantidad de préstamos préstamos, a darse cuenta de que dicha práctica acabaría condenando a la ruina a miles de familias.

Sus pecados son, por el contrario, la pereza y la soberbia. La pereza, por no trabajar tan duro como sea necesario para tener unos conocimientos a la altura de sus responsabilidades. Y la soberbia, por aceptar cargos que impliquen dichas responsabilidades sin estar capacitados para ejercerlos.

Día 251 del MBA: Cena con Arnold Barnett

Tuesday, May 15th, 2012

Al final del primer semestre, cuando se acerca la Navidad, es costumbre en Sloan organizar una subasta benéfica. Alumnos y profesores realizan donaciones, principalmente en especie y algunas tremendamente creativas, con el objetivo de recaudar la máxima cantidad de dinero posible. Además, existe una componente competitiva en la actividad, ya que se organiza por clases y se publican los resultados de cada una.

Carmen y yo ofrecimos una humilde cena española que celebraremos esta misma noche. Entre los servicios subastados también se encontraban vuelos en avioneta, clases de kung-fu y hasta quien prometió que el mejor postor podría ver los tatuajes que no suele llevar a la vista.

Nuestro profesor más querido del semestre, Arnie Barnett, se ofreció a organizar una cena con la que mostrarnos las bondades de la comida vegetariana. Este señor es, básicamente, un genio de las matemáticas cuyos trabajos en salud y seguridad han sido reconocidos en diversas ocasiones por la presidencia de los Estados Unidos. Además, se trata de una persona encantadora y con un finísimo sentido del humor. Es impresionante ver cómo transforma una complicada lección de estadística en algo sencillo y divertido.

El caso es que conseguimos colarnos en la cena haciendo una puja medianamente razonable. Allí tuvimos la oportunidad de conocer a Arnie más de cerca y saber su opinión acerca de ciertos asuntos relacionados con la escuela y nuestro futuro como profesionales de la gestión. Además, nos acompañaron Vishal, mi compañero del alma durante el primer semestre; Natacha, la presidenta de nuestra clase; Ido, emprendedor israelita, con todo lo que eso significa; Daryk, que tiene uno de los curriculums mas impresionantes que he visto en mi vida, y no precisamente por trabajar en empresas grandes; y otro compañero al que no conocía.

Os dejo una foto, la única que saqué antes de que se animase la conversación:

20120515-100450.jpg

Día 189 del MBA: Happy Pi Day!!!

Wednesday, March 14th, 2012

Hoy es 3.14 (14 de marzo, escrito en formato americano). Además de conmemorarse el nacimiento de Einstein, en el MIT se celebra el día de pi.

Como suele pasar aquí, existe todo un ritual alrededor de esta fecha. Se come tarta (“pi_e” en inglés) y es, además, el día en el que se comunica su admisión a los nuevos estudiantes.

Os dejo una foto del ilustre creador de esta noble tradición:

 

Día 175 del MBA: ¡Me han borrado un comentario en El País!

Wednesday, February 29th, 2012

Como español en el exilio que soy, me gusta leer la prensa de mi país para estar al tanto de lo que ocurre. Resulta que el pasado fin de semana leí este artículo:

Libros, bicicletas, tranvías

Se trata de un texto que comienza haciendo una crítica a Steve Jobs y a Apple por ser considerados Dios y religión de usuarios de iPads e iPhones. En los últimos párrafos, no llego a entender muy bien cómo, el texto deriva en la defensa del libro en papel a través de un símil con la industria del automóvil. Viene a contar cómo la proliferación de vehículos dañó al medioambiente y cambió la forma de las ciudades (para peor), concluyendo que lo mismo harán los dispositivos digitales con la literatura.

Siempre me ha parecido contradictoria (y cómica) la defensa de la literatura por los que la miden al peso. Imagino que están más interesados en lucir un tomo de considerables dimensiones que en disfrutar de su contenido. Cada uno es libre de fardar de “cultura” como le apetezca. Por otro lado, me parecen enormemente zafias las críticas sin fundamento. Que sean a Jobs o a Apple es lo de menos. Finalmente, el símil con la industria del automóvil no puede ser más desafortunado. Creo que sobra justificar por qué los dispositivos digitales nos permiten tender a un mayor minimalismo y sostenibilidad.

A pesar de que los argumentos defendidos por el artículo me parecen ridículos, y hasta me provocan cierta vergüenza ajena, envié un comentario en un tono tan suave como el que emplea el texto. Pues bien, lo borraron al instante. Quien tiene narices para hablar subido a un púlpito, debería también tenerlas para aceptar lo que dicen quienes no opinan como ellos. Lamento profundamente que el autor del artículo sea una persona desinformada o, simplemente, con miedo a perder su trabajo. Eso en ningún caso justifica el daño que puedan hacer sus mentiras.

El País me ha demostrado que censura los comentarios contrarios a su línea de opinión. No entraré en los intereses ocultos que puedan tener la publicación o los editores del autor (al fin y al cabo, es cierto que los medios digitales están poniendo en su sitio a formatos caducos como el papel). Pero si afirmaré que no puedo confiar en quien manipula el diálogo. Creo que no volveré a leer El País en mucho tiempo.

Día 30 del MBA: Se nos va un grande

Thursday, October 6th, 2011

Hace dos días estuve en una presentación de Apple. A la salida, comentaba con un compañero que vi a los ponentes muy apagados. Ahora entiendo por qué.

Steve Jobs

Revolucionó la informática.
Revolucionó el cine de animación.
Revolucionó la forma de escuchar música.
Revolucionó el modo de usar el teléfono móvil.

Cuatro industrias. Un grande de la tecnología y los negocios.

Aún así, lo más admirable era su determinación y su capacidad para disfrutar haciendo su trabajo. Pensadlo: disfrutar cambiando el mundo, haciendo más fácil la vida de los demás, siendo un eterno incomprendido, luchando contra el destino.

Tengo la sensación de que, a partir de ahora, el mundo se va a mover a otra velocidad. Los últimos 10 años, los del iPod y el iPhone, han sido frenéticos. Ya veremos si el iPad también entra en ese selecto grupo.

El negocio de la música estuvo en un callejón sin salida hasta la llegada de la iTunes Store. El de los smartphones llevaba siendo un quiero y no puedo desde hacía una década. Recuerdo cuando allá por el 2.000 un buen amigo, profesor de la Universidad de Almería, me comentó que el futuro del acceso a la información pasaba por el teléfono móvil. Estaba muy claro: cabía en el bolsillo, todo el mundo tenía uno, permitía una enorme conectividad, existía una red inalámbrica ya desplegada… Tuvo que llegar Steve Jobs para darle la razón.

150 formas de cambiar el mundo

Friday, July 22nd, 2011

Con motivo del 150 aniversario del MITThe Boston Globe publicó una lista de 150 formas a través de las cuales dicha universidad ha contribuido a mejorar el mundo. Éste es el artículo:

150 fascinating, fun, important, interesting, lifesaving, life-altering, bizarre and bold ways that MIT has made a difference

 

El texto es largo y está inglés, por lo que me he permitido extraer un resumen de aquellos avances que me han parecido más curiosos:

  • La web
  • Internet
  • El genoma humano (el 30% se secuenció en el MIT)
  • El transistor (el cacharrito del que vienen la radio y la televisión)
  • El e-mail
  • Los miniordenadores
  • Las interfaces gráficas de usuario
  • El robot-aspiradora ese tan cachondo que han sacado
  • Los mejores sistemas de sonido que existen (Bose)
  • El Radar… y casi que el GPS
  • La tinta electrónica
  • La compañía que soporta hasta el 30% del tráfico mundial en Internet (que no es ni Yahoo! ni Google)
  • El comercio electrónico seguro (o, al menos, la base teórica que lo permitió)
  • Seguimos con la seguridad: los hologramas de las tarjetas de crédito
  • Los sistemas de navegación para aviones, misiles… y cohetes espaciales
  • Las películas en color
  • Las Sopas Campbell (los inventores de las sopas de sobre; facturan más de 7 billones de dólares anuales)
  • HP
  • La industria del petróleo moderna (o como separar el crudo en diferentes tipos de moléculas)
  • Las baterías de alta potencia (que se usan en taladros y coches eléctricos)
  • Los escáneres PET (introducir materiales radiactivos en el cuerpo humano para detectar enfermedades)
  • El proceso que dio lugar a la bomba atómica y a los reactores nucleares
  • La pirámide del Louvre
  • Gillette (las cuchillas de afeitar)
  • Los sistemas de guiado, navegación y control del Apolo 11 (primer cohete que llegó a la Luna)
  • Arthur D. Little (primera firma de consultoría de EEUU)
  • Las máquinas de rayos X
  • El primer ordenador con pantalla (y el primer simulador, de paso)
  • El fax
  • McDonnell Douglas (la aeronáutica que se fusionó con Boeing)
  • Ethernet y 3Com
  • Lotus
  • La hoja de cálculo
  • El Doctor Dolittle (el de los animales)
  • El Rock Band (si, el videojuego)
  • Los circuitos superconductores (los que permiten que el MacBook Air sea tan fino)
  • El primer avión que cruzó el Atlántico
  • El segundo hombre que pisó la Luna
  • El Generador X (la bola con rayos, precursora de los modernos aceleradores de partículas)
  • El software libre
  • Los quarks
  • Las películas futuristas de Steven Spielberg (su asesor de ciencia y tecnología salió del MIT)

Además, desde el MIT se han llevado a cabo innumerables hitos en biotecnología, medicina y economía. Algunos de ellos son extremadamente técnicos, por lo que en lugar de elaborar una lista exhaustiva me limitaré a citar algunos ejemplos:

  • Grandes pasos en la lucha contra el cáncer, el sida, la hepatitis y la esclerosis.
  • Cómo funcionan los fármacos en nuestro organismo y cómo se construyen los tejidos.
  • Varias teorías sobre el mercado de valores por las que sus autores han ganado el Nobel (Modigliani-Miller, Merton-Scholes, etc.).

MIT – Massachusetts Institute of Technology

La fuente inagotable de la innovación

Monday, June 7th, 2010

Google es incombustible. No se le acaban las ideas. Desde ofrecer el mejor servicio de correo electrónico que existe, con espacio virtualmente ilimitado, hasta escanear cualquier libro que se les ponga a tiro. Desde convertirse en topógrafos del mundo, hasta reducir el escritorio a un navegador. Todo gratis, además.

La última genialidad de la que he tenido constancia es Google Font API. Se trata de un servicio que permite a los diseñadores web utilizar una extensa colección de bellas tipografías. Sin complicaciones, sin incompatibilidades, si excesivo consumo de recursos. Basta con unas líneas de código HTML.

Google Font API

Como con tantas otras herramientas, no acabo de entender qué ganan con ésta. Probablemente se trate de otra funcionalidad interna que no les importa compartir con el mundo (como Gmail). Pero si están claras dos cosas: por un lado, nuestra vida es más fácil gracias a estos servicios; por el otro, implican un desvío de tráfico web hacia sus servidores. Un trafico que pueden analizar para tener aún más información sobre los consumidores.

Making the Web Beautiful!

“El avance de la sinrazón”

Wednesday, April 28th, 2010

Misticismo

Últimamente me he visto envuelto en varios debates en los que se cuestionaba al pensamiento científico. Hablando acerca de pseudo-ciencias como la homeopatía, discutiendo sobre los supuestos perjuicios de los alimentos transgénicos o debatiendo las propiedades de las pulseras Power Balance, me ha sorprendido la cantidad de gente que aún alude a explicaciones carentes de rigor (cuando no místicas) para justificar mentiras y engaños.

En mi opinión, existen 3 factores que alimentan a este fenómeno. El primero de ellos son las profundas razones ideológicas que llevan a construir razonamientos ad hoc que las justifiquen. Al igual que un creyente convencido jamás aceptará la demostración científica de que un dogma de fe es falso, un anti-sistema tampoco reconocerá que la nueva variedad de judía transgénica lanzada por Monsanto pueda ser beneficiosa.

El segundo es la dificultad intrínseca que entraña entender la ciencia. Por un lado, este factor provoca un rechazo generalizado hacia el pensamiento crítico o, cuanto menos, la tendencia a pensar que la ciencia no puede ir más allá de lo que uno mismo es capaz de comprender. Por el otro, hace imposible el diálogo entre “el que sabe” y el que no.

Friedrich Nietzsche

Este segundo punto alimenta a su vez al tercero, al que me gusta llamar el nihilismo de garrafón. Tal y como predijo Nietzsche, la sociedad ha caído en una profunda crisis de valores. Sin embargo, la reivindicación del individuo que promueve el postfordismo ha elevado a las opiniones personales a la categoría de verdades universales. La sociedad actual envuelve en un cínico halo de tolerancia el respeto a las ideas de cada uno, con independencia de lo disparatadas que puedan llegar a ser. En este contexto, se le atribuye al pensamiento científico el mismo valor que al místico y viceversa.

El fenómeno no sería preocupante si se tratase únicamente de una cuestión de ignorancia a nivel individual. De hecho, la humanidad se encuentra en este sentido mejor que nunca a lo largo de su historia. Sin embargo, estamos entrando en una peligrosa espiral que podría tener consecuencias devastadoras.

Por un lado, se frena el desarrollo. Desde las reticencias a instalar antenas de telefonía móvil hasta prohibir el WiFi en las aulas. Desde rechazar las vacunas hasta no autorizar transgénicos que pudiesen paliar el hambre. Son múltiples los movimientos que tienen un gran impacto en asuntos tan serios como la educación, la salud o la pobreza. Juan Ignacio Pérez, doctor en biología y catedrático de fisiología, nos lo explica en la entrevista que ofreció a Punto Radio Bilbao:

El avance de la sinrazón, en Punto Radio Bilbao 

Juan Ignacio Pérez iglesias

Por el otro, se conceden a la mentira y al engaño un espacio para su desarrollo. El creacionismo impartido en las aulas estadounidenses y los fondos destinados en Gran Bretaña a la homeopatía son pruebas de ello. También es preocupante la inmunidad de la que gozan las estafas místicas gracias a las leyes antidifamación presentes en algunos países. En la siguiente cita, el médico y periodista Ben Goldacre expresa las posibles consecuencias de esta tendencia:

“You should be very careful. One day, writers – and more importantly doctors and academics – will stand up and say: okay. You want these laws. You won’t protect us. We won’t speak out. If we see flaws in a trial, we will keep quiet. If we see false claims, we will be silent. You will suffer. And people will die.”

Ben Goldacre

The Oregon Trail

Sunday, February 28th, 2010

The Oregon Trail

Hace unos días, no se ni cómo (los misterios de Internet), acabé echándome una partida a The Oregon Trail. Se trata de un videojuego diseñado para enseñarles a los niños estadounidenses la amarga realizad de los pioneros que colonizaron el oeste americano. Si la temática puede resultarnos curiosa por lo alejada que está de la idea que habitualmente tenemos de un videojuego, es inevitable sorprenderse al descubrir que The Oregon Trail es toda una reliquia de principios de los años ’70.

El juego, a pesar de todas las limitaciones impuestas por la tecnología de aquél entonces, es bastante interesante. A mi parecer, mucho más que algunos de los títulos actuales. Es increíble comprobar cómo, a pesar de la ausencia de medios y referencias, los programadores que vieron nacer la informática personal resolvían exitosamente las situaciones más complejas.

Oregon Trail

Sin grandes alardes de ningún tipo, The Oregon Trail presenta la aventura de viajar desde Missouri hasta Oregón como un juego de estrategia. En él, a medida que avanzamos, se nos ofrecen diferentes opciones entre las que elegir. De nuestra capacidad de planificación y lo acertado de nuestras decisiones, dependerá el éxito o el fracaso de la empresa.

El siguiente enlace permite jugar a la versión para Apple II, lanzada en 1978. Aunque muy básica, cuenta con unos gráficos aceptables y una interfaz cómoda. El sonido seguramente fuese de lo mejor que cabía esperar hace 30 años, pero hoy en día puede resultar algo molesto. En la misma web se pueden encontrar muchos más juegos de Apple II.

The Oregon Trail (versión Apple II)

The Oregon Trail (Apple II)

 

Steve Jobs presenta el primer iPod

Tuesday, January 26th, 2010

En 2001 Apple lanzó su iPod, el dispositivo que ha revolucionado la industria de los reproductores multimedia portátiles. La presentación que hizo Steve Jobs en el Apple Music Event de 2001 es una de mis favoritas. Con un sentido común aplastante y un impecable concepto de marketing, nos muestra la forma en la que debe hacerse una presentación y el secreto para diseñar un producto capaz de barrer al mercado.

The First Ever iPod Introduction: