Archive for the ‘Miscelánea’ Category

“Nothing between you and the experience”

Monday, June 21st, 2010

 

“Nobody said it was gonna be easy. Well, no one but Nintendo.”

 

El E3 es el evento anual sobre entretenimiento electrónico más importante del mundo. Se celebra en Los Ángeles antes del verano y en él se dan cita los principales productores de videojuegos.

Nintendo press conference, E3 2010

Las conferencias ofrecidas por los fabricantes de consolas son los acontecimentos más esperados. Microsoft, Nintendo y Sony descargan toda su artillería en presentaciones que llenan grandes auditorios.

Mi favorita es la de Nintendo. Ven el negocio con una claridad abrumadora. Dominan la industria como nadie y juegan con el mercado a su antojo. Ésta es su presentación de este año:

En el siguiente vídeo se puede ver mi parte preferida de todas las conferencias. Primero dan un repaso a los analistas cenizos para luego presentar un concepto revolucionario que llevan utilizando un par de años sin que nadie se de cuenta. Esta vez les ha tocado a los “bridge games”; sencillamente brillante.

También presentaron el nuevo Kirby. Cómo reinventar una fórmula que parecía agotada. De lo más bonito que he visto en mucho tiempo.

Finalmente, la esperada Nintendo 3DS tuvo también su turno. Presentada con chulería. Ya no sólo les dicen a sus competidores cómo se hacen consolas y videojuegos, sino que también se atreven a meterse con los fabricantes de televisores. Muy hábil la sorpresa al principio del siguiente vídeo, con la que conjugan de forma brillante pasado, presente y futuro de la compañía.

Se nota que ha Nintendo le ha ido bien en los últimos años. El derroche de recursos y el apoyo de terceras compañías mostrados en la presentación así lo atestiguan. Por otro lado, como viene sendo habitual desde hace unos 10 años, su estilo vuelve a recordar al de Apple. Cada vez me gusta más esta empresa.

“El avance de la sinrazón”

Wednesday, April 28th, 2010

Misticismo

Últimamente me he visto envuelto en varios debates en los que se cuestionaba al pensamiento científico. Hablando acerca de pseudo-ciencias como la homeopatía, discutiendo sobre los supuestos perjuicios de los alimentos transgénicos o debatiendo las propiedades de las pulseras Power Balance, me ha sorprendido la cantidad de gente que aún alude a explicaciones carentes de rigor (cuando no místicas) para justificar mentiras y engaños.

En mi opinión, existen 3 factores que alimentan a este fenómeno. El primero de ellos son las profundas razones ideológicas que llevan a construir razonamientos ad hoc que las justifiquen. Al igual que un creyente convencido jamás aceptará la demostración científica de que un dogma de fe es falso, un anti-sistema tampoco reconocerá que la nueva variedad de judía transgénica lanzada por Monsanto pueda ser beneficiosa.

El segundo es la dificultad intrínseca que entraña entender la ciencia. Por un lado, este factor provoca un rechazo generalizado hacia el pensamiento crítico o, cuanto menos, la tendencia a pensar que la ciencia no puede ir más allá de lo que uno mismo es capaz de comprender. Por el otro, hace imposible el diálogo entre “el que sabe” y el que no.

Friedrich Nietzsche

Este segundo punto alimenta a su vez al tercero, al que me gusta llamar el nihilismo de garrafón. Tal y como predijo Nietzsche, la sociedad ha caído en una profunda crisis de valores. Sin embargo, la reivindicación del individuo que promueve el postfordismo ha elevado a las opiniones personales a la categoría de verdades universales. La sociedad actual envuelve en un cínico halo de tolerancia el respeto a las ideas de cada uno, con independencia de lo disparatadas que puedan llegar a ser. En este contexto, se le atribuye al pensamiento científico el mismo valor que al místico y viceversa.

El fenómeno no sería preocupante si se tratase únicamente de una cuestión de ignorancia a nivel individual. De hecho, la humanidad se encuentra en este sentido mejor que nunca a lo largo de su historia. Sin embargo, estamos entrando en una peligrosa espiral que podría tener consecuencias devastadoras.

Por un lado, se frena el desarrollo. Desde las reticencias a instalar antenas de telefonía móvil hasta prohibir el WiFi en las aulas. Desde rechazar las vacunas hasta no autorizar transgénicos que pudiesen paliar el hambre. Son múltiples los movimientos que tienen un gran impacto en asuntos tan serios como la educación, la salud o la pobreza. Juan Ignacio Pérez, doctor en biología y catedrático de fisiología, nos lo explica en la entrevista que ofreció a Punto Radio Bilbao:

El avance de la sinrazón, en Punto Radio Bilbao 

Juan Ignacio Pérez iglesias

Por el otro, se conceden a la mentira y al engaño un espacio para su desarrollo. El creacionismo impartido en las aulas estadounidenses y los fondos destinados en Gran Bretaña a la homeopatía son pruebas de ello. También es preocupante la inmunidad de la que gozan las estafas místicas gracias a las leyes antidifamación presentes en algunos países. En la siguiente cita, el médico y periodista Ben Goldacre expresa las posibles consecuencias de esta tendencia:

“You should be very careful. One day, writers – and more importantly doctors and academics – will stand up and say: okay. You want these laws. You won’t protect us. We won’t speak out. If we see flaws in a trial, we will keep quiet. If we see false claims, we will be silent. You will suffer. And people will die.”

Ben Goldacre

Horas de trabajo personales

Tuesday, December 29th, 2009

<< La descentralización del tiempo trae consigo otras consecuencias. Cuando se permite a la gente controlar sus agendas, no siempre acaba dividiendo su tiempo en claros intervalos de “trabajo” y “no trabajo”… Saben que, aunque se ausenten una hora para asistir a la reunión de buenas noticias en la escuela de Primaria de sus hijos, pueden hacer el trabajo que se les ha encargado, aunque ello signifique trabajar un rato por la noche en casa

El hecho es que los empleados siempre han ignorado esa especie de muros temporales…

Simplemente había que mentir y fingir… >>

David Weinberger – La Organización Hipervinculada

Las Tesis de Mintzberg

Sunday, November 15th, 2009

Henry Mintzberg, profesor de la Universidad McGill (Canadá), es uno de los más eminentes académicos en gestión y estrategia de negocios. Navegando por Internet he encontrado un artículo de Juan Carlos Cubeiro, Director de Eurotalent, sobre el libro “Directivos, no MBAs”. En él, Mintzberg fundamente los errores actuales de la educación en gestión.

Sin ánimo de entrar en valoraciones ni detalles, me ha llamado especialmente la atención el énfasis que hace en las habilidades blandas y la experiencia en gestión. Pero, sobre todo, la importancia que otorga a la ética. Una reflexión digna de ser considerada.

Artículo: Directivos, no Masters: las Tesis de Mintzberg

La Organización Hipervinculada

Wednesday, November 4th, 2009

Enlace<<… el valor de gigantes de la Red como Yahoo! o Google no se debe a su contenido, sino a dónde conducen. Aun así, nuestra comprensión de la naturaleza del conocimiento, la educación y la especialización está delimitada por cosas que contienen valor, no por cosas que nos dirigen a otro lugar donde encontrar valor. El valor de los libros radica en su contenido. La educación es la transferencia de contenido en el receptáculo que es el alumno. Y un experto es alguien que contiene mucha información, igual que un libro contiene información. De hecho, los expertos son personas que pueden escribir libros. Pero, con el extraordinario aumento del volumen de información de hoy en día, uno puede ser experto sólo en un campo tan estrecho que, a menudo es nimio. Cada vez más, un experto útil no es alguien con todas las respuestas, sino alguien que sabe dónde encontrarlas. El valor de los nuevos expertos no se basa en centralizar la información y el control, sino en ser excelentes “hipervículos” nacia otras personas e información útil y actual.>>

David Weinberger – La Organización Hipervinculada

Social Media Revolution

Wednesday, October 14th, 2009

No quiero ni imaginarme la que se nos viene encima. El mundo dentro de 5 años no lo va a conocerlo ni su padre. Las relaciones personales, el ocio, el trabajo, … ¡todo va a ser diferente!

Lo que dice el siguiente vídeo ya lo sabemos muchos pero lo han asimilado muy pocos. Sin embargo, nadie es capaz de imaginar las consecuencias de todo lo que está ocurriendo:

Malayos en el Reino del Champiñón

Monday, October 8th, 2007

Hace poco, una pareja de colegas estuvo de viaje de novios en Estados Unidos. A su paso por Nueva York, tuvieron el detalle de comprarme un recuerdo. Como saben que soy un buen aficionado a los videojuegos, me regalaron el Monopoly de Nintendo; <<Collector’s Edition>>, pone en la caja.

El juego está muy conseguido. Las clásicas fichas metálicas representan en esta ocasión al joypad de NES, el barril de Donkey Kong, las botas y el escudo Hylian de Link, y el caparazón de Koopa Troopa (la tortuga del Mario de toda la vida). Los barrios se distribuyen por videojuegos y las calles según personajes. Así, encontramos que en el primero aparecen Wario y Waluigi. En el siguiente vemos a los personajes de la saga Star Fox, siendo la calle más barata la correspondiente al torpe Slippy Toad. A continuación están los barrios de Kirby y Metroid, seguidos de los secundarios de Super Mario Bros (el dragón Yoshi, la princesa Peach y su fiel sirviente Toad). Los pesos pesados corresponden a las sagas Donkey Kong Country y The Legend Of Zelda, para finalizar con los archiconocidos hermanos Mario.

Otro detalle que me llamó especialmente la atención es la simbología elegida para las estaciones de tren. Han sido sustituidas por cuatro vehículos de gran importancia en la historia de la compañía de Kyoto: el kart de Mario, la Blue Falcon del Capitán Falcon, la Warpstar de Kirby y el Arwing de Fox McCloud. Además, las tarjetas hacen referencia a situaciones del universo Nintendo. Mi preferida es la que reza <<Buy a new suit>>, en cuya ilustración aparece Mario asomando su poblado mostacho por el disfraz de Tanooki, probablemente el objeto más valioso de la saga del fontanero de Brooklyn.

Aunque se agradece la ausencia de Pokemon, echo en falta a mi personaje favorito: Daisy. A pesar de haber desempeñado el papel de princesa sólo en aquel Super Mario Land para GameBoy, allá por el ’89, su carácter atrevido y el hecho de ser un portento físico me hacen preferir a la pelirroja en los videojuegos de las series Mario Kart y Mario Party.

De cualquier forma, se trata de un regalo como a mi me gustan: inesperado, friki y útil. Sobre todo porque tenía unas ganas locas de comprarme un Monopoly, pero no encontraba la ocasión. Y porque ya me he visto en más de una ocasión montando un emporio inmobiliario ficticio cual aprendiz de Julián Muñoz.